“Un Rostro Sin Nombre. Una mirada Caleidoscopio al fenómeno de la trata de personas”

 

 

 

En el marco de conmemoración del Día Internacional Contra la Violencia Contra Las Mujeres La Sala de Casación Penal realizó su actividad de cierre de la agenda formativa sobre trata de personas

 

En colaboración con la Embajada de los Estados Unidos de América, la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia, como cierre de su agenda de actividades 2017-2018, realizó el Cine foro: “Un Rostro Sin Nombre. Una mirada Caleidoscopio al fenómeno de la trata de personas”, la actividad estuvo constituida por una proyección del documental “I am Jane Doe” de la Directora Mary Mazzio y posteriormente un conversatorio con una mesa de personas expertas en el tema. Se contó con la valiosa participación del señor Enrique Courcelles del FBI, especialista en Crimen Organizado e Inteligencia Criminal y Seguridad Nacional, actualmente asesor designado del Programa INL de la Oficina Internacional de Asistencia Antinarcóticos y Cumplimiento de la Ley, de la Embajada de los Estado Unidos de América; la Fiscal Adjunta de Trata de Personas y Representante del Ministerio Público ante la CONATT y de la Red Iberoamericana de Fiscales contra la trata de personas, MSC. Eugenia Salazar Elizondo; con la Licda. Angie Bartels Calderón, Criminóloga y Abogada, quien ejerce el cargo de Jefatura de la Sección de delitos contra la Integridad Física, Trata y tráfico de personas del OIJ y la Máster en psicología clínica, Gabriela Arcia Morales de la Oficina de Atención y Protección a la Víctima, del Ministerio Público.

 

La actividad, liderada por la señora Magistrada Sandra Zuñiga Morales, fue declarada de interés institucional por el Consejo Superior, esto por cuanto, conforme a las palabras de la Magistrada Zuñiga: “El fenómeno de trata de seres humanos es de mucha complejidad, del cual debemos tomar conciencia, poner atención y realizar acciones concretas para su persecución. Según datos de las Naciones Unidas, un 71% de las víctimas de la Trata de todo el mundo, son mujeres y niñas, por lo que se hace necesario que dentro de estas acciones que se ejecuten a nivel del Poder Judicial, además de la búsqueda de cooperación técnica; la implementación de cualquier estrategia debe estar acompañada de un eje formativo para los operadores jurídicos y de sensibilización para las personas funcionarias de la Administración Pública y de la sociedad civil. El derrocamiento a esta forma de crimen organizado, es una responsabilidad compartida, y de necesario involucramiento de todas las personas”.

 

Para la apertura de esta actividad, se contó con las palabras del señor Presidente de la Sala de Casación Penal, Licdo. Jesús Ramírez Quirós, quien señalo que: “[…] hoy, sigo convencido de que debemos visualizar el rol de este Poder Judicial hacia las personas víctimas, que todos y todas ejercemos un papel preponderante y predominante en la labor conjunta contra este flagelo delictivo, debemos sensibilizar y reconocer nuestra obligación como Estado, como sociedad y como personas, respecto al abordaje, prevención y prosecución frente al delito de trata de personas […]. Debemos continuar en la generación de acciones claras, sean de índole legislativo, administrativo o social, pero apropiadas para la protección de Todas las Personas y en integración con otros instrumentos internacionales suscritos por nuestro País en materia de derechos de la niñez y adolescencia, trata de personas, derechos de la mujer, y de los derechos humanos en internet, y qué, a través de la gestión que realiza este Poder Judicial, se permita la reparación social, que la sensibilización genere una mayor conciencia social sobre la necesidad de generar esfuerzos colaborativos y de cooperación para hacer frente al delito de Trata de Personas y no sólo promover, si no que lograr un acceso a la justicia en forma efectiva, con perspectiva de género, adecuada a las necesidades de las personas, que promueva la paz social y se ponga fin a la impunidad, y a su vez, seguridad y certeza a la persona víctima, tanto en el mundo físico como en el ciberespacio, promoviendo su rehabilitación y reintegración a la sociedad […]”