< Volver a Formación y sensibilización

Capacitación

I. Aclarando conceptos

  • La capacitación es un proceso en el que se forma a un grupo de personas en:
    • Temas específicos
    • Técnicas
    • Proyectos
    • Políticas
    • Leyes
    • Protocolos de aplicación de una ley
  • Existen distintas maneras de capacitar:
    • Puede tratarse de capacitaciones magistrales en las que una persona explica los contenidos al grupo que le escucha;
    • O de capacitaciones en las que las personas aprenden en un contexto de trabajo, “se aprende haciendo” y practicando.
    • también están los talleres de capacitación que cuentan con dinámicas y metodologías participativas.

Talleres de capacitación

En esta guía se explica cómo hacer un taller de capacitación dirigido a ciudadanía, desde el momento de la convocatoria, hasta el momento de la sistematización. Antes de profundizar en la planificación, es importante tener claridad sobre ciertos elementos que se explican seguidamente.

Volver arriba

El enfoque metodológico

El elemento que distingue los procesos de capacitación que se hacen en la modalidad de taller es el enfoque metodológico que, en este caso, es participativo.

En un proceso participativo se hacen muchas dinámicas que permiten a las personas reflexionar, manifestar lo que piensan, conocer nueva información, aportar desde lo que saben, preguntar lo que no saben, compartir con otros y otras. Se aprende haciendo y se parte de que todas las personas tienen algo que aprender y algo que aportar.

En la metodología se incluyen las actividades que se van a realizar y la dinámica para llevarlas a cabo, así como los materiales y personas responsables de guiar cada actividad. Para ello, se cuenta con instrumentos como la agenda, donde este ordenamiento se lleva a cabo en tiempos específicos.

Además las personas cuentan con recursos materiales para plasmar sus conversaciones y aportes en papeles, o haciendo representaciones teatrales, entre otras maneras de compartir lo que se reflexionó.

Este enfoque metodológico posibilita un mejor aprovechamiento del tiempo y mayor generación colectiva de conocimientos.

Volver arriba

La persona facilitadora

Los talleres de capacitación no deberían ser clases magistrales donde las personas facilitadoras hablan sin detenerse, mientras que los y las participantes son relegados a un rol de escucha pasiva.

Las personas facilitadoras son responsables de mantener dinamizado el taller de capacitación. Para ello:

  • Promueven la participación de todas las personas presentes, resguardando el equilibrio entre quienes tienden a hablar mucho y quines hablan muy poco o nada;
  • Hacen actividades para estimular a las y los participantes cuando hay un bache de cansancio y miden si deben hacer un receso para resolver algún punto;
  • Explican las actividades que se van a realizar y cómo se harán, supervisando su desarrollo y contestando las preguntas y dudas que tengan las personas participantes. Además, facilitan las plenarias en las que se comparten los resultados del trabajo realizado;
  • Guían al grupo para tomar acuerdos, cuando así es requerido. Este no es un rol de imposiciones, sino que implica facilitar el consenso, escuchando todas las opiniones que sea posible.

Es muy importante comprender que los talleres de capacitación están centrados en compartir y generar conocimientos sobre un tema, por eso es fundamental que quienes capacitan faciliten un espacio donde se estimule la participación y el aprendizaje.

Volver arriba

El tiempo disponible

El tiempo disponible para realizar un taller determina la cantidad y la profundidad de los contenidos a desarrollar.

La duración de los talleres es variable, por ejemplo:

  • Medio día
  • Un día completo (iniciando a las 8am y finalizando a las 4.30 pm)
  • También hay talleres de varios días. En este caso se requiere un lugar que reúna las condiciones necesarias además de alojamiento y alimentación para los y las participantes.

Definir la duración de un taller depende, en mucho, de los recursos que usted tenga, pues cada modalidad tiene implicaciones económicas particulares que debe considerar.

Volver arriba

II. Planificación

El éxito de cualquier actividad de participación ciudadana, incluyendo los talleres dirigidos a ciudadanía, radica en su cuidadosa y detallada planificación. Por ello deben tomarse previsiones basadas en criterios tales como los siguientes:

  • Contar con al menos un mes para promocionar y/o convocar los talleres
  • Lo que quiere decir que, al menos seis semanas antes del día de realización, debe tener confirmadas a las personas expositoras o participantes, así como las fechas, horarios y el lugar donde se realizará.
  • Se recomienda empezar los preparativos al menos dos meses antes de la fecha de ejecución del taller.

Esta guía presenta una serie de pasos que usted puede seguir y adaptar a la realidad de su oficina o despacho. Además, incluye algunos instrumentos descargables que pueden ser editados de acuerdo con sus necesidades, el tiempo y los recursos disponibles.

Para empezar

  • Lea el documento "Plan de acción" y descargue la plantilla correspondiente, pues va a ser requerida en el desarrollo de la planificación.
  • Luego continúe leyendo este documento, donde se presentan los pasos sugeridos para planificar la actividad.
  • Cada paso es, en sí mismo, una acción. Por lo cual, cada uno deberá ser escrito en el plan de acción, asignándole responsables, fechas límite de realización y recursos.
  • Usted solamente debe seguir las instrucciones que se brindan. Al finalizar, dispondrá de un instrumento que le facilitará la preparación y ejecución de la tarea.

Volver arriba

1. El grupo organizador

Lo primero para preparar un taller de capacitación es contar con un grupo de personas que asuman las tareas identificadas en cada una de las fases. Por ello, el primer paso será definir este componente.

¿Qué se hace?

Lea el documento "El grupo organizador".

Arme su equipo de trabajo y escriba los nombres de las personas responsables en el plan de acción.

Volver arriba

2. El tema y los objetivos

El segundo paso es definir el tema de la capacitación a tratar y lo que el grupo organizador se propone con él.

¿Qué sigue?

Lea el apartado "Tema y objetivos" que explica estos dos elementos.

Una vez definidos, escríbalos en el plan de acción.

Volver arriba

3. La población meta

Con el tercer paso, se define la población a la que va dirigido el taller de capacitación.

¿Qué sigue?

Lea el apartado "Población meta".

Cuando haya definido su población, escríbala en el plan de acción.

Volver arriba

4. El tiempo disponible

Tomando en cuenta las consideraciones que fueron señaladas en el apartado conceptual, en este paso se define la duración del taller.

¿Qué sigue?

Defina los siguientes datos:

Duración del taller: medio día, un día o varios días.

Si el taller es de medio día o un día completo, establezca la hora de inicio y de finalización.

Si el taller es de varios días, además del dato anterior, establezca la fecha de inicio y la fecha de finalización.

Volver arriba

5. La propuesta metodológica

Con todos los pasos anteriores resueltos, se procede a construir la propuesta metodológica que guiará el taller.

Este es un paso que requiere de un equipo dedicado exclusivamente a su construcción. Ingréselo al plan de acción, asignándole tiempos límite y personas responsables.

Tareas para el equipo responsable

Leer el apartado "Propuesta metodológica" y Seguir las orientaciones allí indicadas para construir una metodología que sea presenta al grupo organizador.

Volver arriba

6. Promoción y Convocatoria

Dependiendo de los objetivos que se proponga con el taller, puede requerir que se planteen mecanismos de promoción, de convocatoria, o ambos.

Este paso requiere del nombramiento de un equipo que se dedique exclusivamente a desarrollarlo y que coordine con el Departamento de Prensa y Comunicación Organizacional, quienes podrán orientarle en la mejor forma de darle difusión a la actividad para promocionarla e incluso si se trata de una convocatoria abierta para invitar a las personas asistentes.

Tareas para el equipo responsable

Para planificar la promoción y convocatoria, todos lo pasos anteriores deben haber sido clarificados.

Para empezar, descargue una plantilla de plan de acción y téngala a mano. Se requiere un plan de acción propio, pero se usa solamente la segunda parte de la plantilla, que es donde se planifican las acciones a llevar a cabo.

El equipo debe leer el documento "Promoción y convocatoria", donde se explica cada uno de estos procesos y sus implicaciones.

A partir de la lectura, debe definir cuál es el mecanismo más idóneo para su actividad, o si requiere una combinación de ambos. Luego procede a construir el plan de acción para la promoción o la convocatoria.

Volver arriba

III. Ejecución

Ver Ejecución

Volver arriba

IV. Seguimientos

Ver Seguimientos

Volver arriba