Proyecto de ley en Asamblea Legislativa

 

PROPONEN BENEMERITAZGO

 DE RODOLFO PIZA ESCALANTE

 

·       Ex presidente de la Sala Constitucional.

 

Andrea Marín Mena

Periodista

 

Por su aporte en la defensa de los derechos humanos a nivel nacional e internacional durante el Siglo XX, se presentó la iniciativa para declarar al Doctor Rodolfo Piza Escalante Benemérito de la Patria.

El proyecto de ley 17 448, lo presentaron los diputados Bienvenido Venegas Porras y Alexander Mora Mora. Actualmente pasó a estudio de la Comisión Permanente Especial de Honores, para que rinda un informe final ante el plenario legislativo.

Rodolfo Piza Escalante integró la Sala Constitucional desde su creación.

La iniciativa resaltó las grandes batallas que diera Rodolfo Piza Escalante como magistrado de la Sala Constitucional por el debido proceso, la libertad de enseñanza, los derechos de los pueblos indígenas, el valor de los principios constitucionales, la libertad de expresión, los derechos económicos y sociales y la defensa de la vida humana desde su concepción.

Piza Escalante destacó como Presidente de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de Costa Rica y Presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. 

Además fue representante permanente de nuestro país ante la Organización de las Naciones Unidas, donde ocupó en varias ocasiones el cargo de vicepresidente de la Asamblea General de este organismo internacional.

También se desempeñó como embajador especial representante de Costa Rica ante el Consejo de la Organización de Estados Americanos, entre otras funciones.

Los legisladores proponentes resaltaron en su exposición de motivos que “el brindarle al señor Piza Escalante el benemeritazgo es simplemente dar honor a quien honor merece, retornando su humanismo que es digno de resaltar, y que es necesario recordar el legado que para nuestra sociedad costarricense fue esta gran persona”.

En el proyecto se destacó parte del pensamiento del ex magistrado Piza Escalante, durante la instalación de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en cuyo discurso señaló “…cualquiera que sean nuestras convicciones religiosas, siempre tendremos que apreciar los dos capítulos primeros de esa historia; el primero, en la proposición que según la Biblia se hizo Dios a sí mismo, cuando dijo en el Génesis; 'Hagamos al hombre a imagen y semejanza nuestra'; el segundo, cuando Dios mismo, personal y comprometido con el mundo, 'se hizo carne y habitó entre nosotros', dándole así a nuestra humanidad su propia dignidad, como garantía suprema de que lo que somos y lo que nos pertenece a todos como hombres, nace de nuestra propia naturaleza, humana y divina a la vez, y están, por lo tanto, por encima de cualquier autoridad terrenal…”.