• 1sala_segunda.jpg
  • 2competencia_salaII.jpg

Reseña Histórica

La Sala Segunda, se conformó el 1° de agosto de 1980, al unirse las antiguas Salas de apelaciones, Primera y Segunda Civiles, por disposición de la ley N° 6434, de 22 de mayo de 1980, publicada en la Gaceta número 124, de 1° de julio de ese año.

Fotografía de la corteAnteriormente, la Corte Suprema de Justicia, estaba integrada por Magistrados ubicados en las Salas Primera y Segunda Civiles, así como en la Sala Tercera Penal. Eran órganos jurisdiccionales de segunda instancia; existiendo, en la cúspide, una única Sala de Casación, que conocía de los respectivos recursos extraordinarios, en todas las materias en que cabía su admisibilidad.

Luego de la indicada reforma legislativa de 1980, la conformación del órgano administrativo colegiado superior jerárquico –excepcionalmente jurisdiccional- denominado Corte Plena, quedó integrado por Magistrados de tres Salas, todas de Casación y de la denominada tercera instancia rogada, que correspondía a lo laboral.  Posteriormente, en 1989 se creó la Sala Cuarta. De tal manera que, en la actualidad, son veintidós Magistrados los que constituyen la Corte Suprema de Justicia; repartidos de la siguiente manera: cinco, en la Sala Primera; cinco, en la Sala Segunda; cinco, en la Sala Tercera; y siete, en la Sala Cuarta.

La Sala Segunda, tiene como principal competencia la materia laboral y de familia y es el órgano judicial que, en el Derecho Comparado, es conocido como Sala de lo Social dado que resuelve en una tercera instancia rogada todo lo que corresponde a los conflictos jurídicos individuales de los trabajadores, tanto privados como públicos; desde luego, con aplicación de los principios propios de cada régimen jurídico. Además, conoce del Recurso de Casación, tradicional o clásico –de origen francés- en lo que concierne a los procesos declarativos de derecho sucesorio, los concursales y las ejecuciones de sentencia, con las limitaciones legales, para ese recurso extraordinario y respecto de la correspondiente competencia.

En materia de familia, la legislación costarricense recientemente flexibilizó el procedimiento y dispuso que, en este otro campo, se aplica lo dispuesto normativamente en cuanto a la tercera instancia laboral, en lo que fuese compatible; y así, la jurisprudencia ha ido matizando esas novedosas disposiciones, como también lo hace la Sala Primera en lo agrario. Un ejemplo de esa aplicación, jurídicamente diferenciada, de tales disposiciones de la instancia rogada, se observa en las correcciones procesales o de forma, que se pueden normalmente hacer, en los procesos de familia; lo cual, en lo laboral, está prohibido realizar, dado que los vicios deben quedar corregidos en el respectivo Tribunal de alzada; excepto que se trate de irregularidades de tal magnitud o relevancia, tan groseras, como evidentes y manifiestas, que obliguen a decretar su nulidad absoluta; lo que se da excepcionalmente.