Repudio ante muertes violentas de mujeres


 

La Presidencia de la Corte Suprema de Justicia y el Observatorio de Violencia de Género contra las mujeres y Acceso a la Justicia lamentan profundamente las muertes violentas de cuatro mujeres, ocurridas este fin e inicio de año, en tres distintas localidades del país:

Natasha Brooks Hooker, 30 de diciembre, en San Joaquín de Flores, Heredia;

Melany Odilíe Fallas Mora, 5 de enero, en Guápiles, Limón; y

Anavita Villanueva Morales y Yamileth Rodríguez Villanueva, 6 de enero, en Alto Conte-El Progreso, Golfito, Puntarenas.

Anavita y Yamileth eran madre e hija, de 41 y 20 años y según las investigaciones, murieron a manos del esposo de la segunda quien se sintió con el derecho de acabar con sus vidas, luego de que ésta decidiera separarse de él.
A Natasha, de 30 años, la encontraron amordazada y atada de pies y a Melany, de 16, en un predio y semidesnuda. Aún no se ha dado conocer información sobre la identidad de los posibles sospechosos en cada caso.

diciembre-enero
Cada vez son más frecuentes estos hechos y cada vez se dan con más ensañamiento. Las mujeres no son una propiedad del hombre y cada vez que muere una de ellas, se violenta a la familia, a la sociedad y a la democracia costarricense. Es un problema de todos y todas.
El reporte de las muertes violentas de mujeres y de hechos de violencia de pareja, lamentablemente frecuentes en nuestro país, no deben ser hechos a los que nos acostumbremos.
Cuando la persona que sufre de violencia de pareja teme por su integridad, su vida o la de las personas allegadas, es importante que sepa que puede solicitar medidas de protección en el Juzgado de Violencia Doméstica más cercano y si no existen juzgados especializados, puede acudir al Juzgado Contravencional o de Familia.
Toda la información sobre tipos de medidas de protección, plazo y condiciones en las que éstas se aplican, están contenidas en la Ley Contra la Violencia Doméstica, vigente en Costa Rica desde 1996.
También, en zonas donde las estadísticas judiciales evidencian una alta incidencia en procesos de violencia doméstica, se han creado los equipos CLAIS (Comités Locales Para La Atención Inmediata y el Seguimiento de casos de alto riesgo por violencia contra las mujeres) los cuales son grupos de trabajo con representantes del Poder Judicial, Ministerio de Seguridad Pública y el Instituto Nacional de las Mujeres, que trabajan en forma coordinada y rápida para prevenir en forma oportuna y eficaz el femicidio y las tentativas de femicidio.