El derecho alimentario no es para reír


 

Por Zarela Villanueva Monge, Presidenta Corte Suprema de Justicia.

Muy tristemente, en los últimos días, hemos visto en los medios de comunicación la desafortunada publicidad del Banco de Costa Rica, que promociona el servicio “Tucán”, mediante el uso de imágenes que reproducen estereotipos sexistas contra las mujeres que se ven obligadas a usar este mecanismo para obtener el pago de una pensión alimentaria.

Bajo ninguna circunstancia, el derecho de alimentación de miles de niños y niñas puede ser motivo de ridiculización y comedia, y peor aún si esta burla nace del seno de una institución del estado, el cual legal e internacionalmente se ha comprometido a “tomar todas las medidas apropiadas para … b) Modificar los patrones socioculturales de conducta de hombres y mujeres, con miras a alcanzar la eliminación de los prejuicios y las prácticas consuetudinarias y de cualquier otra índole que estén basados …o en funciones estereotipadas de hombres y mujeres” (Art. 5 Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, CEDAW).

pensionesEl incumplimiento del pago de una pensión alimentaria, es una de las violaciones más graves a los derechos humanos y una manifestación típica de una violencia patrimonial, ya que en los términos más llanos, implica que una persona no va a contar con los recursos económicos para satisfacer sus necesidades mínimas de alimentación, abrigo y educación.

Las pensiones alimentarias han sido una de las grandes preocupaciones a las que me he abocado durante todo el ejercicio de mi función en la Magistratura y particularmente desde el Despacho de la Presidencia de la Corte Suprema de Justicia.
foto-zarela-anuncio-bcrHe realizado esfuerzos para lograr que este servicio sea efectivo, y no descansé hasta que unas 156 mil personas que necesitan lo indispensable para vivir, pudieran tener acceso directo a sus depósitos, sin necesidad de ir al banco, gracias a las mejoras que impulsé y exigí en la actuación del Banco de Costa Rica en el trámite de los depósitos.
También, en el Poder Judicial hemos trabajado arduamente, dedicando los recursos presupuestarios necesarios, para que, como una garantía de acceso a la justicia y efectividad de la ley, las personas beneficiarias, puedan gestionar un apremio corporal, vía Internet, para asegurarse el pago de las pensiones alimentarias en aquellos casos en que haya habido una negatoria de cumplimiento. Así, al 30 de setiembre anterior, último corte de la Dirección de Tecnología de Información del Poder Judicial, 19.368 personas lo habían solicitado por esta vía.

El apremio corporal, no es un asunto antojadizo, está sustentado en el artículo 7 de la Convención Americana de Derechos Humanos, y no habría necesidad de acudir a él, si las personas responsables de cumplir con un deber alimentario no recurrieran a distintos artificios para evitar cumplirlo.

En el país, el año pasado, según las cifras publicadas por el Observatorio de Violencia de Género contra las Mujeres y Acceso a la Justicia del Poder Judicial (http://www.poder-judicial.go.cr/observatoriodegenero), de las 41.777 personas que solicitaron una pensión alimentaria, 36.220 eran mujeres, es decir un 86 por ciento y la gran mayoría de ellas eran madres en representación de sus hijos e hijas menores de edad, o mujeres mayores de edad pero menores de 25 años, quienes, por ley, si continúan sus estudios pueden disfrutar de este derecho.

estadisticas-anunciobcr
Este año, en un corte al 13 de setiembre, había un total de 241.230 pensiones activas en todo al país, con un monto total en colones de ₡22.267.400.222 y un monto promedio aproximado de ₡90 mil colones. Es decir, muy por debajo de las pensiones millonarias que a veces se destacan en los medios de comunicación y que son los casos de excepción.

Respeto y entiendo los derechos de esta población, que en su mayoría se encuentran en condición de pobreza y seré incansable en resolverles sus problemas, en lo que al Poder Judicial corresponde; nunca podría participar de ninguna acción que afecte o ridiculice su situación.
Por todo lo anterior, solicito al Banco de Costa Rica, de manera respetuosa pero enérgica, que suspenda esta publicidad que promueve retrocesos culturales.

Si un niño o niña no come hoy, no estudia hoy, no se desarrolla hoy, nada que hagamos posteriormente, podrá corregir esa situación. El pago de intereses por atraso en la obligación alimentaria, de poco sirve, por cuanto el proyecto de vida de esa persona es afectado de manera irreparable.