Avalancha de críticas contra comentarios estereotipados


 

* Observatorio se une a censura y destaca 3 hechos importantes

El Observatorio de Violencia de Género contra las Mujeres y Acceso a la Justicia hace suyas las críticas que abarrotaron esta semana (28 de marzo de 2016 al 1 de abril de 2016) las redes sociales y medios de comunicación en contra de varios comentarios hechos el lunes 28 de marzo, en la revista Buen Día, en el segmento “Qué cosas espantan a los hombres de las mujeres”.

Durante ese espacio, tres mujeres invitadas (una modelo, una presentadora de televisión y una psicóloga) hicieron desacertados comentarios que reiteran estereotipos en los que se posiciona a la mujer en condiciones de desigualdad con respecto a los hombres.

Algunas de sus frases como “Los hombres le huyen al compromiso”, “A los hombres les da como miedo que la mujer sea quien lleve los pantalones en la casa”, “La mujer es mandona”, y “Los hombres están hechos para liderar para que nosotros los sigamos, los respetemos y los acuerpemos en las decisiones que ellos toman…”, entre muchas otras, transmiten un contenido erróneo, falso, degradante y promueven la violencia de género, poniendo a la mujer a merced de las decisiones, deseos y servicio del hombre.

Una de las frases más graves y peligrosas fue la proveniente de la psicóloga, al manifestar que “Cuando las mujeres dicen que no quieren algo en serio los hombres no les deben creer (…) no le crea, todas quieren algo en serio, todas en algún momento se quieren casar, quieren tener hijos, vivir con alguien”. Aparte del problema de generalización, esta frase invita a una serie de comportamientos aberrantes de todo tipo, hasta una violación sexual.

Es muy desafortunado que haya personas, profesionales o no, que sigan pensando de esta manera, y peor aún, que un medio de comunicación, en lugar de trabajar en la erradicación de prácticas que fomentan la continuación de conductas estereotipadas y discriminatorias, no cuestionara estas ideas, y más bien sirviera como un megáfono para la difusión de las mismas, tristemente arraigadas en las familias, las comunidades y la sociedad en general.

El que un medio masivo haya siquiera considerado relevante desarrollar un segmento televisivo con el nombre “Qué cosas espantan a los hombres de las mujeres”, –sugiriendo que las mujeres deben aprender a no espantar a los hombres– es sólo una muestra del largo camino que queda por recorrer en esta materia.

Pero, este caso en particular también sirve para descubrir algunos atisbos de progreso, los cuales, aunque pequeños, evidencian que se está caminando en la dirección correcta. Algunos ejemplos de este avance se reflejan en los siguientes tres hechos:

Denise

1) La oleada de comentarios posteriores a las polémicas manifestaciones, muchos de ellos virales como el de Denise Duncan, en su canal de You Tube; Nat Díaz, en el blog 89decibeles; y Argerie Sánchez, en revistavacio.com, deja ver a una Costa Rica alerta, contestataria, capaz de generar noticias en los medios de comunicación con audiencia nacional, tales como los aparecidos en La Nación y CRHoy.com, y de obligar al mismo Buen Día a replantear el tema en un segmento de reivindicación, dos días después del primero.

2) Gremios como el Colegio Profesional de Psicólogos y Psicólogas de CR, aunque sin mencionar el caso concreto, dos días después del programa inicial de Buen Día, hicieron un pronunciamiento en el que afirman que “…como profesionales en psicología es inaceptable comunicar, avalar o condonar posturas que transmitan a los beneficiarios de nuestros servicios, y menos aún a toda una sociedad, sistemas ideológicos que legitimen cualquier forma de discriminación”. Incluso, algunos agremiados, al reaccionar a ese comunicado, demandan posturas más firmes y manifestaron que “El pronunciamiento de la fiscalía no es claro, no sienta responsabilidades ni consecuencias, no señala responsables…”

3) Finalmente, un grupo de personas, haciendo uso de las nuevas tecnologías, se unen y piden a la ciudadanía que firme en línea una “Carta abierta a Randall Salazar” (Director del programa Buen Día), en la que le solicitan una disculpa pública por el segmento transmitido. Al 1 de abril de 2016, más de 20,000 personas se habían agregado a la lista.

Es decir, via mediática, gremial o social, las manifestaciones (verbales o físicas) de violencias de género, en la sociedad moderna, ya no pasan inadvertidas. Siguen presentes, son una constante histórica, pero cada día se debe seguir trabajando para que en el futuro no sean parte de la cotidianidad.